Estás aquí
Inicio > ¿Sabías qué? >

El origen del ajedrez y los mejores ajedrecistas de la historia

El debate sobre el origen del juego del ajedrez

Ajedrez viviente en la gran plaza de Leningrado (St. Petersburg) en 1924

  El ajedrez es un juego de estrategia que replica a la misma vida y  parece inventado por los dioses. Existe cierto misterio sobre el origen de este juego milenario, tanto que se da cierta «batalla» cultural por adjudicar la autoría a una determinada civilización. Lo único aceptado es su origen asiático. Las culturas candidatas con más opciones a tener el verdadero origen del ajedrez son la hindú, la persa y la china. Hoy día, se ha consolidado como un juego popular que va del simple pasatiempo al sofisticado deporte que en sus grandes campeonatos genera cifra millonarias. 


Entre los documentos literarios más antiguos que nos podrían acercar al origen del ajedrez está el poema persa Kar-Namag i Ardashir i Pabagan, escrito en el siglo VI. Pero es una biografía en forma de oda de la vida de un rey llamado Ardacher I. En ella se menciona su afición a cierto juego de estrategia que se asemeja al ajedrez. Es el dato que defiende el origen persa del juego.

Luego existe una mención directa al posible origen hindú en otro poema épico persa, el Shahnameh (“Libro de los reyes”). En este libro se menciona la llegada de un embajador de la India a la corte persa del rey Cosroes. Este visir ofrecerá entre los regalos un juego con un tablero y piezas de marfil. Con él hará un reto a los persas. Si no lograban descifrar los «misterios» de ese juego, los sasánidas serían inferiores al intelecto indio y deberían ser ellos los que pagasen tributos al rajá hindú.

Como es lógico, al ser un poema persa, se narra el éxito de los sabios de la corte del Sha en descifrar el enigma de ese juego. A pesar de referencias en tantas fuentes literarias persas a un juego similar al ajedrez, parece un reto estratégico que se trae de otro reino. Los defensores del origen hindú mencionan esta referencia y que el juego descrito sea tan similar al chaturanga del norte de la India.

El origen del ajedrez, el Chaturanga hindú

Los historiadores especializados ponen a este juego como el más probable origen remoto del ajedrez. El hecho de que existan juegos asiáticos contemporáneos y con semejanzas al chaturanga se debería a las grandes rutas comerciales, como las caravanas de la seda. Los contactos entre diferentes culturas facilitaron la expansión de este juego indio, metáfora de la guerra. En cada cultura se añadirían al juego sus rasgos propios. Es el caso del xiangqi de China, imperio donde alcanzó una gran popularidad. También debió ser el caso del juego inspirador del shatranj persa.

Como sabemos, los árabes tomaron muchas de las costumbres persas, entre ellas el juego del shatranj que llegó a ser el preferido por los reyes y cortesanos del Imperio Sasánida. Con la expansión del Islam este juego se extendería por Europa. Una curiosidad, del persa y su adaptación al árabe procede la expresión shah mat: «el rey está acabado». Expresión que derivó en el actual checkmate o jaque mate.

En la Europa de los reinos cristianos llegaría a ser también un juego del gusto de reyes y notables. Alfonso X el Sabio, encargó en el siglo XIII un tratado o Libro del ajedrez, dados y tablas. En Europa occidental tuvo una serie de cambios en piezas, reglas y movimientos desde el siglo XV que le fueron asemejando al ajedrez actual. La pieza más modificada fue «la Reina», que de ser el antiguo asesor del rey, sin poder, pasaría a tener gran movilidad y ser la más poderosa del tablero. Por eso, a esta modificación del juego se le llamaría en algunos tratados de ajedrez antiguo: el «axedrez de la dama».

Miniatura del año 1300 que ilustra a un rey jugando al ajedrez

Los mejores ajedrecistas de la historia

Realizar cualquier listado de los mejores jugadores de ajedrez podría ser considerado algo muy subjetivo. Sin embargo, al ser un juego-deporte que a niveles de excelencia es jugado por una «elite» que se va retando hasta quedar un solo ganador, los mejores de cada época quedaban claros. Wilhelm Steinitz (de origen austriaco) en 1886 sería el primer «maestro» registrado como campeón del mundo. Antes del dominio de los soviéticos, tras la Segunda Guerra Mundial, destacó en las primeras décadas del siglo XX el cubano José Raúl Capablanca.

El título de campeón del mundo o de país dominante en los torneos internacionales de ajedrez se convirtió en una rivalidad simbólica del enfrentamiento de los dos bloques en la Guerra Fría. Las décadas de 1950 a 1990 fueron dominadas por los ajedrecistas soviéticos. El único jugador que pudo plantar cara a la maestría soviética fue el estadounidense Bobby Fischer, nacido en Chicago. Se dio a conocer en los años 50, pero no consiguió una victoria destacada hasta 1972. Año que consiguió proclamarse campeón del mundo venciendo al representante de la Unión Soviética, Boris Spasskyen un ya mítico torneo en Reikiavik (Islandia) que duró 6 meses.

En los últimos años del siglo XX se viviría la época dorada de los Mundiales de Ajedrez con el protagonismo de dos grandes maestros rusos. En esos años la lucha por el campeonato mundial de ajedrez era «fratricida» entre soviéticos y desde 1990 rusos, cuando Anatoli Kárpov y Garri Kaspárov se enfrentaban para conseguir ser el ganador, el mejor ajedrecista del mundo.


> Contenido creado por:

Este contenido solamente es un ejemplo, si deseas textos de calidad para tu web o blog no dejes de pinchar sobre el icono de las pinturas rupestres. Gracias por tu interés ♥

Top