Las Perseidas, las estrellas que conceden deseos

Perseidas. Fuente imagen 
En agosto, en el hemisferio norte, se puede contemplar el cielo en la noche y ver caer unos meteoros, que se han llamado también lluvia de estrellas fugaces y para ser más exactos, Perseidas. El espectáculo, si el cielo está despejado de nubes y contaminación, es de una belleza mágica. Quizás por eso se le ha atribuido “poderes mágicos”, que cumplían anhelos si se conseguía lanzar el deseo al mismo tiempo que el paso fugaz de la estela de una de las Perseidas. Pero, ¿qué son exactamente estas supuestas estrellas fugaces? 

Pues son partículas de piedras y polvo, algunas tan pequeñas como un grano de arena, provenientes del rastro orbital que dejan los cometas en sus órbitas alrededor del sol. La Tierra, a su vez, en su órbita alrededor del astro rey, pasa cada año por las estelas dejadas por varios de estos cometas.


Las Perseidas, restos de cometas

Cuando entran esos restos de cometas en la atmósfera terrestre a gran velocidad, se volatilizan y se convierten en trazos luminosos. Es lo que los técnicos llaman meteoros y la gente corriente, estrellas fugaces. Suele ocurrir varias veces y en los dos hemisferios, pero en el Norte, en agosto, con los cielos claros, es cuando se dan las lluvias de meteoros más espectaculares y que son mejor vistas. En España tiene también el nombre de ‘Lágrimas de San Lorenzo’.

Suele producirse este fenómeno de las Perseidas, en menor a mayor grado de visión, desde finales de julio al 24 de agosto. En el caso de la península Ibérica, se suelen poder ver de forma excelente las primeras semanas de agosto. Los mejores lugares para cazar Perseidas” y pedir deseos, los más alejados de la contaminación lumínica y atmosférica de las ciudades. Lo ideal, pueblos de montaña.
Momento de la caída de un meteoro. Fuente imagen

Autor entrada: IkonoMultimedia