Día Mundial de la Parálisis Cerebral, el caso de Stephen Hawking
Día Mundial de la Parálisis Cerebral, 6 de octubre. Stephen Hawking durante su vuelo espacial

 El 6 de octubre está establecido por la comunidad internacional como el Día Mundial de la Parálisis Cerebral. Jornada que tiene el objetivo principal de sensibilizar a la opinión pública ante esta enfermedad. Patología que suele ser la causa más frecuente de discapacidad motora. La ciencia médica ha considerado el origen de la parálisis cerebral como un grupo de trastornos del desarrollo del movimiento y la postura, causantes de limitación de la actividad. Se han atribuido a una agresión no progresiva contra el cerebro en desarrollo, bien en la época fetal o en los primeros años de vida del niño.

Así, la Parálisis Cerebral se define como un trastorno neuromotor no progresivo detectado en la misma gestación o en la infancia. Aunque la patología más conocida se considere una «enfermedad infantil», son muchas las variantes en trastornos cerebrales que afectan a la función neuromotora. Una muy singular es la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) porque no afecta a la capacidad intelectual

Día Mundial de la Parálisis Cerebral, el excepcional caso de Stephen Hawking

La concienciación en la sociedad sobre el reto vital de esas personas que padecen la enfermedad, tuvo en el brillante científico Stephen Hawking uno de sus principales activos. El físico teórico desbordó todas las predicciones de esperanza de vida para la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Una enfermedad con corta esperanza de vida, pero desde su diagnóstico a los 21 años Hawking vivió hasta los 76. En este 2020 se han cumplido dos años de su muerte, en marzo de 2018. Aunque el caso de Stephen Hawking se ha reconocido muy excepcional por los especialistas, motivo de estudio, su gran fortaleza mental y emocional sigue siendo motivo de ejemplo. 

No obstante, es evidente que Stephen Hawking recibió unos cuidados excepcionales. Muy adecuados para la constante mejora de su calidad de vida. Algo que debe formar parte de la concienciación social sobre estas enfermedades. Los cuidados y la terapia no van a detener la enfermedad, pero son fundamentales para que los pacientes tengan una mayor calidad de vida: mantienen y mejoran su estado físico más tiempo, les ayuda a subir la autoestima y el ánimo.

Un siempre sonriente Hawking

 

IkonoMultimedia ©
A %d blogueros les gusta esto: