4 de julio, Independence Day, su historia en español

Fue un 4 de julio de hace más de 200 años, cuando las 13 colonias británicas se desligaron del rey Jorge III y su Corona. Ese día ha pasado a ser finalmente la fiesta nacional o Día de la Independencia de Estados Unidos. Es la Federal Holiday por excelencia, la fiesta federal de toda la nación, de los 50 estados y el distrito de la capital, Washington D.C. Sin embargo, para estados como Texas o California, esa historia, en realidad, les queda muy lejos…

¿Qué se celebra en realidad el 4 de julio?

El célebre 4º julio, The Independence Day, conmemora la independencia de los EEUU, la primera potencia mundial desde inicios del siglo XX. No obstante, el espíritu de la celebración de todo el país se basa en una Declaración de Independencia de las trece colonias que el Reino Unido mantenía en la costa atlántica del norte del continente americano. Unas colonias con un gran potencial pero que nada hacía presagiar que se convertirían en el país más rico del mundo.

4 de julio
El 4 de julio, contado en español

Esa Declaración de Independencia resultó inspiradora para los textos universales promotores de la “Libertad e Igualdad” entre los hombres, los dos principios básicos que establecía.

Aunque las declaraciones de Derechos Humanos, recogidas en la Universal de la ONU (Organización de Naciones Unidas), y la misma Declaración de Independencia del 4 de julio de 1776, se inspiran en la filosofía de la Ilustración, en las ideas de J. Locke de libre determinación y en el republicanismo del XVIII, es con esta Declaración de Independencia que se plasma en “papel de Ley” por primera vez en la historia contemporánea la esencia del sistema político de democracia liberal.

Veamos sus principales premisas:
Todos los hombres son creados iguales

La redacción influida por el concepto de “ley natural”, base del Derecho Natural, decía que todos los hombres eran “creados” iguales. El término “creados” podía llevar a confusión por implicar cierto determinismo, pero lo que los declarantes en Filadelfia querían decir ese 4 de julio era que ante la ley todos los hombres, por su naturaleza humana (un derecho adquirido al nacer) eran iguales.


Los gobiernos derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados

Elemental nos parece ahora, pero en esa época hasta la soberanía residía en los monarcas absolutos. El consentimiento de los “administrados” da legitimidad a los gobiernos legítimos, un fundamento democrático y de raíz republicana que, curiosamente, está puesto en evidencia en los días actuales.

Derecho a la libertad y a la búsqueda de la felicidad

La más utópica y ensoñadora de las premisas leídas por los padres de EEUU: el derecho a la Vida, la Libertad y a la Felicidad se habían apuntado en la Declaración de Derechos de Virginia (derechos como la libertad e igualdad en un estado esclavista resultaban chocantes); pero la Declaración de las 13 Colonias suponía el primer documento histórico que las recogía en el embrión de un futuro estado democrático.
4 de julio
George, el 4 de julio y el billete de 0ne dollar
El más curioso de los derechos es el del “derecho a la Felicidad”. Más en concreto la misma Declaración de Independencia habla de “la búsqueda de la Felicidad”. Viejo anhelo de la humanidad: buscar la felicidad del ser humano está relacionado con su derecho al progreso, bienestar y éxito personal (liberalismo de Locke).


Desde ese 4 de julio de 1776 la sociedad norteamericana ideó su fundamento ético y filosófico que constituye el ideal cultural básico de los Estados Unidos: el sueño americano. Un sueño basado en el éxito “individual” y egoísta, muchas veces lleno de frustraciones e injusticias, que olvidan el ‘bien común’.

Su mejor faceta es que en la actualidad es una fiesta popular. Se cierran empresas y negocios, solamente quedan activos los servicios urgentes; una fiesta llena de fuegos artificiales para celebrar en familia y amigos.

Autor entrada: IkonoMultimedia