La comida rápida; origen del sándwich, la pizza y la hamburguesa

El Sándwich Club, uno de los bocadillos de comida rápida más consumidos. Imagen libre Wikipedia

Existe toda una industria mundial dedicada a la comida rápida. Comercios dedicados a servir alimentos preparados de manera rápida y sencilla elaboración, que se consumen con la misma rapidez y sencillez. La Fast Food alimenta de forma cotidiana a miles de millones de personas, en las sociedades desarrolladas, donde muchos horarios laborales obligan a emplear poco tiempo para la comida. Pero también es el tipo de servicio más demandado en el tiempo de ocio. La comida rápida es más económica, está al alcance de todos los bolsillos y procura ser divertida, parte del divertimento del fin de semana. Los platos más habituales entre la comida rápida están viejos conocidos de la gastronomía mundial: el sándwich (bocadillo), la pizza y la hamburguesa.

El origen “aristocrático” del Sándwich

Según la historia más comúnmente aceptada, el sándwich fue un ingenio de John Montagu, IV Conde de Sándwich, de ahí su nombre. A mediados del siglo XVIII este aristócrata británico acudió a la firma de un tratado de paz en Aquisgrán, como representante inglés en las conversaciones para poner fin a la Guerra de Sucesión Austriaca, librada desde 1740. Gran aficionado a los juegos de cartas, pasaba las horas muertas entre reuniones con otros nobles jugando a los naipes. Tal era su afición que no estaba dispuesto a levantarse de la mesa de juego ni para comer.

Para no interrumpir las partidas, tuvo la idea de terminar un fileteque sus sirvientes le habían traído a la mesa de juego metido entre dos panes. De esta manera no tenía que soltar las dos manos para usar los cubiertos. La invención tuvo éxito entre la aristocracia, pero pronto se popularizaría y de ser “bocado de nobles” pasaría a ser un alimento asequible para todos. No en vano, otros historiadores apuntan a que la idea sería cosa de los criados del conde, que así se quitaron el problema de obligar a su amo a comer en el salón. Los sirvientes eran gente del pueblo, así que pasaría rápido a las cocinas populares. 
Una actual pizza, más elaborada. Imagen libre Wikipedia

El origen “legionario” de las primitivas pizzas

El plato italiano más internacional, junto a la pasta, tiene un origen remoto en la Antigüedad. Los “panes planos” de persas, griegos y romanos, consistían en una masa fina que se cocía sobre platos, de ahí su forma plana. En esa fina masa se solía poner queso y aceite, sirviendo como alimento base, sencillo de llevar consigo en viajes. Las legiones romanas lo tendrían como uno de sus preferidos. Las masas eran fáciles de transportar y de cocer en los hornos de campaña de los campamentos de legionarios. Sobre el pan se podía poner de todo; bueno, se ponía lo que se tenía.
Sin embargo, el origen de la pizza tal y como la conocemoshoy se debe establecer en el Nápolesdel siglo XVIII, cuando ya se conocía el tomate, traído de América. Aunque los tomates, llegados el siglo XVI a España, se fueron quitando la imagen de planta venenosa que les dio una “leyenda negra” sobre los alimentos americanos, su consumo no se generalizó en Italia hasta finales del XVIII. Según algunos historiadores, el tomate se aplicó a la pizza (llamada ‘pizza blanca’, por ser de queso en esencia) para hacer competencia a los vendedores de pasta, que ya lo usaban. La pizza se popularizó en las barriadas pobres de Nápoles y con la emigración masiva italiana del siglo XIX y primeras década del XX a América, sería la comida rápida más internacional… hasta la llegada de la hamburguesa.
Una hamburguesa tal y como la sirven en un establecimiento de comida rápida. Fuente imagen

El origen incierto de las hamburguesas

Convertidas en icono de la cultura estadounidense, dentro del imaginario colectivo de lo “genuinamente americano”, las hamburguesas podrían tener un origen alemán, de un bocadillo de carne picada tradicional de la ciudad de Hamburgo, de ahí su nombre. Sin embargo, el origen de esta comida rápida por excelencia es muy incierto. A finales del siglo XIX, cuando se popularizó en Estados Unidos como negocio de vendedores ambulantes, tenía centenares de “padres”. Cocineros y hasta afamados chef se querían apuntar el tanto de la invención de la hamburguesa.
Usando la perspectiva histórica, a la hamburguesa le salen abuelos tan afamados como el filete tártaro (Steak Tartar) o las Bulleten(bolas de carne) alemanas. Sea como fuese, la hamburguesa ha sido el alimento “industrial” que ha acompañado a su era de la mejor forma. La necesidad de “acelerar” la vida, de dedicar más horas a las jornadas de trabajo en las fábricas, convirtió a este plato en el preferido del ciudadano medio, sin tiempo para mesa y mantel. En la actualidad, sus distintas elaboraciones vendidas en locales preparados para la comida rápida, suponen uno de los mayores negocios de hostelería a nivel mundial. No creo necesario “publicitar” ninguna cadena de hamburgueserías como ejemplo, todo el mundo las tiene en mente.