Estás aquí
Inicio > ¿Sabías qué? >

Qué regalar el día de los enamorados en medio de una pandemia

Qué regalar el día de los enamorados cuando estamos en medio de una pandemia y tenemos restricciones en turismo o en el comercio tradicional. San Valentín, el Día de los Enamorados, este año no nos lo pone fácil. Olvídate de un viaje romántico o una cena con tu pareja a la luz de las velas…

Qué regalar el día de los enamorados

Puedes pensar que no es problema para ti, que están Amazon y las otras grandes plataformas del mercado online, que puedes en ellas comprar casi hasta la luna para tu amor… Pues te equivocas; este debe ser el día más ñoño y acaramelado de tu vida si estás enamorado de manera absurda y ciega, una forma de amar al estilo de A. C. (Antes del Coronavirus). Si estás así, perdidamente enamorada o enamorado, la compra de un regalo online para San Valentín no te servirá de nada. Debes echarle imaginación para que tu romanticismo no sea puesto en entredicho.

En IkonoMultimedia te daremos un par de ideas para regalar sin acudir “demasiado” al desenfrenado «materialismo consumista» del marketing digital :

Conviértete en un consumado Chef 

Busca en Google la receta que tú mismo te sepas capaz de acometer. En la vida una persona debe conocer sus limitaciones. Una vez encontrada esa receta, compón un menú romántico y vete a la impresora de casa para diseñar y editar la carta más elegante posible. Evita hacer el típico tarjetón con el menú de una boda, sé más original o directamente copia una carta de restaurantes como el Maxim’s de París.

Captura de imagen de la carta menú del Maxim’s de París

Como gran consuelo te podemos contar que el gran restaurante parisino de Maxim’s ya no es lo que era. Es decir, que si te lamentas por la pandemia y no poder viajar hasta París para tener allí una cena romántica lo haces en vano. El restaurante lleva casi una década en declive y con malas opiniones en webs de viajes tan influyentes como Tripadvisor. Pero ya sabéis cómo va esto, mal de muchos consuelo de tontos… en el fondo, empezando por nosotros, nos gustaría viajar a París y comer aunque sea en un Burger King con nuestra pareja que estar haciendo caso a nuestros propios consejos.

Pero sigamos con el plan de auto-cena-romántica. Y para eso la puesta en escena es fundamental. Debes convertir el salón de tu casa en la sala de un restaurante. Saca la mejor vajilla que tengas, las copas altas que puedas tener y un jarrón lo suficientemente grande como para albergar un par de flores, no tienen porqué ser las rosas tradicionales. Volvemos a incidir en lo relativo de los consejos, quizás seas un hacha decorando y el estilo minimalista o el new age le encante a tu pareja y no debas esforzarte mucho. Por si acaso te ofrecemos una foto del salón del Maxim’s de París con su barroquismo que nunca falla.

Salón comedor del Maxim’s de París

Cuando tengas preparada la escenografía deberás convertirte en un “Chef-camarero”, poniéndote al servicio de tu pareja. No escatimes servilismo y disfruta de tu velada romántica.

Masajista profesional por un día

Quizá la anterior idea te parecía poco original. Es sobre el papel; en teoría hacer la cena a tu pareja como regalo de San Valentín es simple. Sin embargo, en la práctica no es así. Tu pareja, si te quiere de verdad, sabrá valorar y agradecerte un detalle que supone esfuerzo y dedicación si se lleva -de verdad, sin pedir la comida a domicilio- a cabo. Lo mismo ocurre con regalar una «sesión de Spa casero». En teoría, igual que lo de hacer una cena romántica, “regalar un masaje” a tu pareja parece sencillo y poco original… ¿Seguro? Empezando porque a la mayoría nos gusta más ser el receptor y no el emisor cuando se trata de masajes (no confundir en este caso con mensajes), realizar un masaje satisfactorio y correcto no es nada sencillo. Así nos lo cuentan en el Spa que encontrarás pinchando en la foto:

Masaje relajante, un regalo para San Valentín

El dilema de qué regalar el día de los enamorados se resolvería bien con un masaje, pero siempre y cuando lo prepares lo más “profesional” posible. Los profesionales del sector recomiendan que acudas a sus establecimientos y podrías hacer un “bono-regalo” en plataformas como Aladina que no suelen caducar; sin embargo, la necesidad de tener ese regalo justo ese día 14 de febrero San Valentín se puede ver muy afectada por las restricciones (de horarios comerciales y cierres) impuestas por la pandemia. Así que no te queda otra que asumir el papel de masajista profesional por un día.

Es fácil comprar velas y aceites para lograr esa aromaterapia que aconsejan los profesionales. Tampoco te resultará complicado buscar música relajante; en YouTube existen muchos canales que ofrecen esa «músicaterapia». La puesta en escena para preparar tu mesa de masajes y su entorno queda en tus manos y tu imaginación, dependerá de los medios con los que cuentes. En principio, cualquier mesa de comedor de una casa debería aguantar el peso de una persona… aunque, como ya somos mayorcitos, si el masaje deriva en “asuntos” de adultos se aconseja acudir a otro soporte, preferible la cama.


Contenidos y marketing relacionado

IkonoMultimedia ©

 


 

Top