El primer mapa del mundo, inicios de la cartografía

Mapa mundo Era Moderna
Sobre el barro, un hombre con un palo traza unas líneas para explicar a otros cómo llegar al valle que ha descubierto con un gran río y árboles frutales. Al día siguiente se pondrán de camino y es mejor que todos sepan llegar a ese nuevo territorio, por si al guía le ocurriese algo. Más adelante, cuando sobre una piel curtida se dibuje el valle y los ríos controlados, las montañas próximas y las lejanas, se estará representando el “mundo conocido” de ese grupo primitivo de seres humanos.
El párrafo anterior es pura ficción, aunque no es inverosímil que ocurriese algo parecido en la Prehistoria. De hecho, el propósito que mostraron en la Antigüedad varias civilizaciones para intentar representar su visión del mundo desde una perspectiva aérea (a vista de pájaro), demuestra que el ser humano deseaba fijar la imagen de su mundo conocido, del territorio que desde atalayas naturales (montañas, colinas…) o artificiales (torres, murallas…) dominaba y aquel que “deseaba” dominar. Como documento conservado que se considera primer mapa del mundo contamos con una tableta de arcilla de época babilónica, del 500 a de C que ahora está en el Museo Británico de Londres, y que representa el mundo según los babilonios de hace casi 3000 años.
Mapa del mundo según la Babilonia antigua 

Por lo que se conoce de esa estela o tabla de Babilonia, parece ser copia de un “mapa mundial” ideado por los sabios babilonios 200 años antes de la realización de esa tableta arcillosa que se conserva (es decir, es una imagen del mundo del 700 a. C.). Son dos círculos concéntricos, siendo el exterior el mar, rodeado de triángulos que representarían islas o continentes que se intuyen pero que no se conocen. En el texto que acompaña al mapa, sólo se conserva la descripción de tres de las siete “islas”, con un dato curioso, la isla situada al Este hace referencia a la “isla del sol naciente”. Desde luego no creemos que haga referencia a Japón, pero resulta curiosa la “coincidencia” como el hecho de que en el círculo interior Babilonia sea un rectángulo rodeado de las ciudades-estados amigas o aliadas y que de egipcios y persas, de sobra conocidos por los babilonios, nada se mencione. Los territorios rivales y con malas relaciones con Babilonia no aparecen en este mapa, lo que le convierte también en pionero de los mapas geopolíticos.
Mapa mundo Antiguo 
La discrepancia abunda en la historia de los mapas. Encontrará abundante información en Internet que le contará la existencia de tablillas mesopotámicas del tercer milenio antes de Cristo, con representaciones de planos o mapas que guiaban a los recaudadores de impuestos. O las representaciones egipcias sobre las crecidas del Nilo, con mapas de las zonas inundadas, desde las dinastías de faraones más antiguas. La controversia sobre el origen o el inicio de la historia de los mapas es mucha, entre otras cosas porque se pudieron dar antes de la escritura; es decir, antes del inicio de la misma Historia (documentada/escritos). Sin embargo, creemos no errar tanto en la información si nos ceñimos solamente al mapa como representación de “mundos”; y en ese caso el ‘Mapa Babilonio’ es el primero.
El afán del hombre por representar el mundo que le rodea se ha dado en todas las civilizaciones, por lo que el mérito del origen de la cartografía corresponde a la humanidad. Los griegos entendieron que como toda ciencia, la representación terrestre, necesitaba de la ‘medida’. Los romanos heredaron esa visión proporcional y numérica de los helenos. De éstos las proporciones pasaron a los árabes que aportaron los números que ahora usamos todos. La época de las grandes expediciones europeas a partir del siglo XV impulsará esta ciencia que necesitaba representar todo lo descubierto. Las grandes guerras imperiales del siglo XIX potenciaron la cartografía militar, había que conocer bien el terreno para vencer al enemigo en campo ajeno. Los vuelos a gran altura y los satélites del siglo XX, lograron esa perspectiva de ‘vuelo de pájaro’ que deseó tener el hombre primitivo para sus primeros mapas.