Un don Quijote japonés entra en la Biblioteca Nacional (BNE)